Feeds:
Entradas
Comentarios

Biodiversity Heritage Library

BioDivLibrary – Biodiversity Heritage Library-  Excelente biblioteca virtual en flickr con una apabullante cantidad de preciosos grabados e ilustraciones antiguas sobre Biología.

Además de esta web referida, otros enlaces interesantes para obtener imágenes vintage de zoología o botánica son:

http://vintageprintable.swivelchairmedia.com/animal/

http://thegraphicsfairy.com/

http://etc.usf.edu/clipart/

A continuación una pequeña muestra de Biodiversity Heritage Library:

n194_w1150

n244_w1150

n292_w1150

n122_w1150

n708_w1150

n335_w1150

n502_w1150

n138_w1150

n10_w1150

Pokémon Go

Sin venir a cuento

Pokémon Go

Ilustración de Pawel Kuczynski

Texto de Augusto Zamora R. en Rebelión

Es el último grito en videojuegos. También es una nueva manifestación de la estupidez humana. Miles ¿millones?… de sonsos cazando imaginarios Pokémons en parajes reales.Es la sociedad ideal para quienes la quieren llena de descerebrados. Sociedades saturadas de idiotas que dedican su tiempo y ocupan sus neuronas en cazar ficciones, olvidados del mundo, que así gobernarían a sus anchas sátrapas sin escrúpulos.

¿Para qué preocuparse del desempleo, las desigualdades, la violencia social si lo más importante del mundo es caminar como zombis cazando muñecos virtuales?

En sociedades privadas de valores, vaciadas de contenido, juegos como el Pokémon Go llenan los espacios ociosos, desolados, del cerebro y el espíritu de millones de seres.

Incitados a olvidar la realidad, privados de metas e ideales, los videojuegos se erigen en depositarios de la dejadez humana, en trampas donde dilapidar el tiempo finito de vida.

Nunca como hoy ha tenido el ser humano mayores posibilidades de acceso a educación, ciencia, cultura. Nunca como hoy ha gozado de una democratización tan grande del conocimiento.

No obstante, incluso los pueblos que se dicen cultos, se ven arrastrados, sin mayores críticas, a una exaltación de la banalidad, a lanzarse a sumideros infinitos de ignorancia.

Cierran librerías, quiebran editoriales, pero el negocio de los videojuegos sigue en alza.

Lo dijo Einstein hace poco más de medio siglo. Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y de lo primero no estaba seguro. Oremus. 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


 

.He procurado a lo largo de mi vida que coincidieran lo que pienso, lo que quiero, lo que hago y lo que debo.

Antonio Aramayona

Coincidimos en la lucha por los derechos y me pareció su vida y su reivindicación un verdadero ejemplo. El perroflauta motorizado fiel impulsor de la Utopía. Hoy copio emocionado el último post de  Antonio Aramayona y recomiendo especialmente escuchar su voz leyéndote el artículo.

//drive.google.com/file/d/0BypyOND9xn3tTHM5eldMRnpSQm8/view?usp=sharing

Abrazo y gracias, profesor.

 

 

Cuando estés leyendo estas líneas, ya habré muerto. He decidido finalizar mi vida, ejercer mi derecho inalienable a disponer libre y responsablemente de mi propia vida.

Te preguntarás por qué, a qué viene esta decisión tan inusitada. De hecho, no soy un enfermo terminal, no me han detectado una enfermedad grave e incurable. Tampoco estoy deprimido. Simplemente, ha llegado mi momento de morir. Es el momento justo de morir. Ni demasiado pronto. Ni demasiado tarde. Es el momento justo de quedar abrazado a mi muerte libre, a esa muerte –como dice Nietzsche- que viene a mí porque yo quiero.

He procurado a lo largo de mi vida que coincidieran lo que pienso, lo que quiero, lo que hago y lo que debo. Por eso he intentado también que mi vida haya sido digna, libre, valiosa y hermosa. Y así he querido también mi último hálito de vida: digno, libre, hermoso y valioso. Así he querido vivir y así he querido morir.

He querido vivir en plenitud cada uno de los momentos de mi existir, he amado y sigo amando la vida con pasión y todas mis fuerzas. He conversado amistosa y plácidamente con su posible acabamiento, sin prisa, con mucha serenidad y reflexión. De hecho, la muerte no es sino el último latido de la vida, y si la vida ha sido valiosa y buena ha de desembocar igualmente en una muerte digna, apacible y buena.

Todo ser humano ha de vivir bien, dejar vivir, hacer que los demás vivan del mejor modo posible. Solo cuando se acaban los caminos desde los que se atisban horizontes, o cuando se otea un deterioro imparable o cuando se decide libre y responsablemente, es posible plantearse con fiereza y también con una sonrisa el propio acabamiento. Sí, el ser humano debe vivir bien y por esa misma razón también morir bien.

Nada ni nadie puede forzar a enquistarnos en situaciones penosas o indeseadas. Sin embargo, hay personas que intentan impedir que nuestra vida sea una vida buena y una buena vida. Esas personas llevan siglos no dejándonos vivir bien y morir bien.Algunos siguen hablando de dioses, de su laberíntica voluntad, de una supuesta ley natural encorsetada y ajustada a los intereses y delirios de quienes desde hace siglos y siglos quieren al ser humano tan esclavo y reprimido como ellos mismos. Pero nadie está obligado a permanecer en la vida. La vida consiste precisamente en decidir cada segundo, cada día, todos los instantes, qué hago y qué  dejo de hacer. La libertad es ni más ni menos que el ejercicio de ese decidir permanentemente. La vida es libertad. Por eso reivindico mi libertad de decidir también cómo vivir y morir.

Existir debería ser siempre un acto permanente de gozoso, consciente y libre zambullirse en la aventura del vivir. Una botella o un lapicero son lo que son, están definitivamente terminados, pero los seres humanos estamos siempre por hacer: cada instante vamos escribiendo nuestra propia biografía, decidimos quiénes somos y no somos, qué hacemos con nosotros mismos. Pues bien, desde esa libertad suprema te digo ahora que por amor a la vida, podemos decidir también morir, y morir bien.

Tú y yo y todas y todos respiramos, bebemos, amamos y nos sostenemos cada instante en la voluntad de existir por amor a la vida. Quien ama incondicionalmente vivir no teme morir. De ahí que sea radicalmente ajeno a la vida que la obliguen a pervivir contra su voluntad. Soy libre, soy dueño de mis actos y errores, de mis sueños y luchas, y por eso mismo decido si y cómo y hasta cuándo existir. Estoy en mis manos y mi obligación fundamental es vivir bien y contribuir a la que la vida sea buena entre los seres humanos que habitamos este planeta, pues una ética responsable estriba en qué estoy haciendo de mi vida, también qué hago por y con los demás.

Si acabo con mi vida, si acabo, solo es, pues, por amor a la vida.  Y si alguna vez hubiera ayudado a alguien a morir bien, habría sido un inequívoco acto de amor, el último acto de cariño y amor que puede darle. Te lo repito, se puede dejar libre y responsablemente la vida sin tristeza, sin temor, solo con quietud y por amor a la vida.

Necesito decirte una vez más que se mantiene incólume y con la misma fuerza mi amor a la vida y mi apasionada amistad con su posible acabamiento, ya hecho realidad, una vez que el sol ha descansado más allá de la línea de mi horizonte y estás leyendo ahora mis últimas palabras, mi último artículo.

Desde el departamento de Biología y Geología nos sumamos al Imagen3Proyecto NaveLuna con la actividad que se resume a continuación:

A lo largo de diferentes sesiones de clase se fue desarrollando el temario con referencias a puntos de unión entre las Ciencias Naturales y la navegación, así se nombró el carácter aventurero de Félix de Azara, la importancia del viaje a bordo del Beagle para el desarrollo de la Teoría de la Evolución por Charles Darwin, el caso de la extinción del pájaro Dodo y en general se trató de unir la idea de navegación al concepto de exploración y desarrollo del conocimiento traspasando la idea de conquistas y batallas.

Con cada una de las referencias anteriores se colgó una imagen de grabado en el pasillo del instituto.Estas breves pinceladas que hacían aparecer en clase el tema de la navegación culminaron con la presentación del caso del Dr. James Lind y su trabajo en el siglo XVIII para encontrar la cura al escorbuto.

El escorbuto (deficiencia en Vitamina C) era una enfermedad habitual en las tripulaciones que emprendían grandes travesías, era conocida como “la peste del mar” o “la enfermedad de los piratas” y se le atribuían diferentes orígenes aunque la verdadera causa estaba en el déficit de Vitamina C por una dieta carente de fruta y verdura fresca.

En una expedición en la que Lind contó con 12 tripulantes enfermos de escorbuto, planteó un experimento tratando a cada par de enfermos de forma diferente y así llego a concluir el efecto positivo que tenían los zumos de cítricos para su cura y prevención. Al regresar a tierra firme, Lind escribió y publicó en 1753 el “Tratado sobre la naturaleza, las causas y la curación del escorbuto”.

 

Esta historia de navegación y ciencia nos condujo hasta el laboratorio de ciencias de la naturaleza donde nos planteábamos identificar la diferencia entre dos zumos problema para determinar cuál tendría un mayor contenido en Vitamina C, o ácido ascórbico, y por tanto sería el más apropiado si debiéramos emprender un largo viaje en barco.

 

El experimento en cuestión se llevó a cabo con una estimación indirecta con el uso de harina de maíz y lugol. Se pueden consultar aquí (http://www.cac.es/cursomotivar/resources/document/2009/9.pdf  ) o aquí (http://pendientedemigracion.ucm.es/info/analitic/Asociencia/Vitamina%20C.pdf) el protocolo y método para desarrollar el experimento de determinación de la Vitamina C.

 

Más información:

http://elbustodepalas.blogspot.com.es/2010/11/james-lind-el-hombre-que-encontro-la.html

https://es.wikipedia.org/wiki/James_Lind

Un paso más cerca del reconocimiento que nuestro entorno natural merece:

La noticia en eldiario.es

Aquí, la memoria del plan para  PLAN ESPECIAL DE LA ESTEPA Y EL SUELO NO URBANIZABLE DEL SUR DEL TÉRMINO MUNICIPAL DE ZARAGOZA.

 

Imagen de Zaragoza, vista desde el Parque Tecnológico de Reciclado “López Soriano”
 (naturalezaurbanafotos.wordpress.com)

Imagen de http://fotopedaleando.blogspot.com.es/2011/06/track-gps-ruta-en-btt-zaragoza.html

 

Imagen de www.kireei.com

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca…
Hay que medir, pensar, equilibrar…
y poner todo en marcha.

Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que, cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada.

 

Gabriel Celaya

 

Imagen de unrinconcreativo.blogspot.com

image